Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Vol. 6 Núm. 3 (1991): 18, septiembre-diciembre
Artículos

Los determinantes de la oferta de trabajo femenino en la ciudad de México, 1970

Publicado 1991-09-01

Palabras clave

  • trabajo,
  • Ciudad de México,
  • empleo femenino,
  • trabajo y condición femenina,
  • trabajo y participación femenina

Cómo citar

Rubin-Kurtzman, J. R. (1991). Los determinantes de la oferta de trabajo femenino en la ciudad de México, 1970. Estudios Demográficos y Urbanos, 6(3), 545–582. https://doi.org/10.24201/edu.v6i3.822
Metrics
Vistas/Descargas
  • Resumen
    657
  • PDF
    624

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Métrica

Resumen

El dramático incremento en el empleo femenino en México se inició después de 1930 y continuó durante las décadas de 1970 y 1980. Esta tendencia es fácilmente comprensible en el periodo de la posguerra anterior a los setenta, cuando la economía mexicana se caracterizaba por un importante crecimiento económico, una modesta inflación y una estabilidad financiera. Exceptuando el breve auge petrolero de 1978-1979, las décadas de 1970 y 1980 fueron, por el contrario, un periodo de progresivo deterioro económico. De este modo, las tendencias más recientes en la participación femenina en la fuerza de trabajo corren en sentido opuesto a las tendencias económicas. El presente análisis de 1970, año de relativa prosperidad en México, es parte de un estudio que examina por qué y de qué  manera la fuerza de trabajo femenina en la Ciudad de México continuó expandiéndose a pesar de las condiciones económicas en deterioro durante los años setenta y ochenta. En 1970 los principales determinantes del empleo femenino fueron el estado civil, el género del jefe del hogar y el número de miembros adicionales en éste que no trabajan. Las mujeres que se encuentran en mayor desventaja, principalmente las mujeres con hijos que anteriormente estuvieron casadas, las mujeres que viven en hogares cuyos jefes son mujeres, y las migrantes rurales desposeídas, fueron las más propensas a trabajar.