Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility
Vol. 17 Núm. 03 (1983): 55, julio-septiembre
Artículos

Ciento cincuenta años de políticas inmigratorias en Venezuela

Publicado 1983-07-01

Palabras clave

  • Venezuela,
  • emigración e inmigración

Cómo citar

Torrealba, R., Suárez, M. M., & Schloeter, M. (1983). Ciento cincuenta años de políticas inmigratorias en Venezuela. Estudios Demográficos y Urbanos, 17(03), 367–390. https://doi.org/10.24201/edu.v17i03.1564
Metrics
Vistas/Descargas
  • Resumen
    1018
  • PDF
    2488

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Métrica

Resumen

Durante el período colonial y hasta finales del siglo XVIII, la política inmigratoria establecida por la Corona española en las colonias de ultramar, se caracterizó por fuertes restricciones al ingreso de extranjeros. Salvo los españoles originarios de la península, los extranjeros procedentes de otras regiones de Europa sólo podían viajar a América después de obtener un permiso de la Corona y demostrar que eran católicos y de origen español. Además de estos obstáculos que dificultaban enormemente a la población europea el traslado a las colonias españolas, la imagen que predominaba en esas regiones era que todo hombre nacido fuera de América o España era "hereje" y "revolvedor" por lo que para los europeos no españoles viajar a las colonias de ultramar era una empresa sin mayores alicientes. Con todas estas restricciones, la inmigración del período colonial en Venezuela estuvo integrada por dos grupos claramente diferenciados: una población española, llegada al país en directa vinculación con las actividades económicas y político-administrativas de la colonia, y una población africana, traída compulsivamente para ser incorporada al sistema productivo bajo relaciones de esclavitud.

Al iniciarse en 1810 en Venezuela la guerra de la Independencia, la población abarcaba a unos 800000 habitantes de los cuales 12000 eran españoles y canarios, 200 000 blancos criollos, 120 000 indios, 62 000 negros esclavos y 406 000 mestizos. Estas cifras revelan el carácter restrictivo de la inmigración de la época, ya que los blancos extranjeros apenas representaban el 1.5 % de la población total del país.