Volver a los detalles del artículo Las ciudades mexicanas no siguen la ley de Zipf Descargar Descargar PDF